Comprar ropa por internet

COMPRAR ROPA POR INTERNET ¿Y TÚ YA LO HAS HECHO?

Con un título tan revelador y tan emblemático, más vale tengamos un tema digno de discutir, ya que la mera pregunta deja la imaginación en un vuelo sin rumbo, que tema podría ser tan controversial? Pues para los amantes de lo excelente el buen vestir es un tema importante y necesario, para toda persona que conlleva una intención por demostrar algo en este mundo donde la mayoría creemos lo que vemos, y lo que vemos en una persona principalmente es lo que ella puesto, el mundo de lo intangible tiene que esperar después de la primera impresión.

Y no queremos lastimar la voluntad y la determinación de ninguna persona, pero tenemos que dar crédito a muchos dichos “basta una primera impresión” “la primera impresión es la que cuenta” y entender que hay datos tan reales como el hecho de que se necesitan solo siete segundos para generar una primera impresión positiva o negativa a alguien. Ahora piensa en esa persona o personas que realmente nos importa generarles una impresión positiva y ahora concienticemos que esa impresión es algo intangible, invisible impreso en la mente de la persona. ¿A dónde vamos con toda esta reflexión tan profunda?

Es muy fácil ¡al mundo de lo intangible y las impresiones!

Y que más intangible y emocionante que comprar en internet, la idea de generar impresiones desde un canal nuevo y omnipresente. A cualquier hora, en cualquier momento, sin fronteras ni límites.

Conectemos los puntos, como decía el maestro Steve Jobs nuestra platica de hoy es histórica del mundo de las compras, invita a una reflexión pasada del status de las cosas y maravillas del mundo actual, así como sus recuerdos más entrañables.

Dependiendo la edad del lector, será su nivel de realismo al leer esta historia, y el nivel de atesoramiento por las magias actuales en el internet.

¿Y tú ya lo has hecho?

¿Has comprado alguna vez por internet? ¿Has vivido la experiencia? Si la respuesta es sí y has tenido que esperar al menos una década y media de tu vida encontraras la magia en esta historia, si la respuesta es no tendrás que poner algo de imaginación pero al final prometemos será una buena historia.

Como es tan vasto el tema, queremos visualizarlo en el rubro de la ropa. Probablemente comprar ropa por internet sea algo muy común y sonado en estos años pero no siempre lo ha sido así y en México aún es una novedad llena de mitos, miedos infundados y hasta algunas leyendas urbanas.

Antes comprar ropa, si nos situamos en la década de los 90´s se limitaba a ir a una tienda departamental o boutique donde conocíamos las marcas que se encontraban en los pasillos de estos espacios, lo que variaba a menudo era el surtido y la cantidad de piezas, sin embargo no era muy común poder ver una oferta nueva o una nueva marca, solo las marcas internacionales de tamaño monstruoso, llegaban a traspasar las barreras internacionales y de ahí a las tiendas, que estaban al alcance de todos los mortales existentes en el México de los 90´s.

Pero nunca realmente nos intrigaba en qué tipo de ropa se compraba en otros lugares, ¿Qué tipo de marcas y playeras habrá en Rusia? ¿Los japoneses tienen polos? ¿Es verdad que las francesas usan tacones pequeños?, preguntas que tal vez pocos, o más bien los privilegiados ciudadanos que en ese entonces iban de compras a Europa o a estados unidos pudieron comprobar con sus propios ojos.

Las historias abundaban, sobre las ofertas que se podían aprovechar en un mall gringo, los famosos tenis NIKE que tenían varios modelos que solo se podían conseguir en estados unidos, los zapatos italianos eran una leyenda muy al estilo Gatsby, sin mencionar claro fuera del rubro varios gadgets y juguetes bastantes divertidos que solo podían estar al alcance si viajabas a comprarlos o contabas con la fortuna de tener un tío, padrino, hermano, primo con espíritu dadivoso y que tuviera posibilidad de traerlo para ti.

Aquí lo más interesante era que los materiales de elaboración eran sumamente apreciados por el público comprador, llego un momento en el que no se podía comprara un algodón americano con una calidad nacional, y ese material solo se podía ver en marcas como Calvin Klein, Tommy, Banana Republic, el atributo principal eran los materiales, así como la piel italiana era inigualable en unos zapatos de vestir para caballero.

Por supuesto que la mercadotecnia tenía un peso importante pero es que el mercado aun daba espacio para apreciar las características tangibles de las cosas, parece bastante obvia la comparación pero si comparamos las marcas actuales que dominan el corazón de los compradores nos daremos cuenta que estamos en una era de la ropa desechable.

¿ROPA DESECHABLE?

A finales de los 90´s en la mayoría de México comenzamos a vivir el boom de las marcas, de pronto y gracias a varios tratados económicos teníamos las marcas más famosas de ensueño al alcance, por supuesto comenzando en las ciudades secundarias México, y al principio, era como tener al o a la chica(o) de los sueños, el precio para conseguirla era alto.

Después conforme llego el nuevo milenio, comenzaron a surgir nuevos jugadores que cambiaron por completo la mayoría de los gustos que teníamos como consumidores, nos hicieron olvidar que apreciábamos los materiales, y hicieron lo impensable para la época. El diseño en una prenda, zapato, accesorios era un atributo que iba mucho más allá de los materiales, digámoslo como el ultimo nivel o la cereza del pastel.

Estos nuevos jugadores pudieron detectar que ahora ese nivel era el siguiente en nuestras mentes, aunque para ironía de la historia aun no lo sabíamos, tal vez ya empezamos a sospechar de varios candidatos pero no adelantemos conclusiones, hasta que terminemos la historia.

El éxito de una tendencia vino desde adentro de las empresas, especialmente en área de mercadotecnia. Finalmente algunos de estos genios lograron meterse en la mente del comprador y descubrieron que el sueño más deseado era conseguir diseño, pero diseño sin sacrificar la cartera y tener que viajar fuera del país o a una ciudad principal para conseguirlo, estamos diciendo que ellos lograron hacer piezas con costo de escasos $4 euros, agregando diseño pero sacrificando calidad y materiales, al fin y al cabo ¿no habían descubierto ya los astrólogos de la mercadotecnia que lo que importaba era el diseño?.

Aun mejor esto comenzó a tener efecto casi sadomasoquista en los compradores ¿Por qué comprarías algo de mala calidad, que no hacia una década lo que importaba era los finos materiales? Pues en teoría si, en la práctica no.

Y es que tener diseño y moda por $200 – $500 es como dicen “Sweet Deal”, imagínate estas en la tienda, emociones al límite, tantos modelos y colores, tomas algo que te ha gustado, lo volteas para descubrir la etiqueta, la encontramos y nos fijamos en el precio. Escasos $450 por algo que parece la última colección de Prada, compras el placer momentáneo.

El enamoramiento acaba cuando finalmente te das cuenta que todos compraron lo mismo, es como la coca-cola, está en todos lados y esto comienza a preocupar a cierta gente. Se comienza a perder la esencia del diseño cuando está muy disponible. Por supuesto que estos grupos como INDITEX, comenzaron a darse cuenta que comenzaba a causar molestia, entonces como hacer para que fuera tan obvia la repetición y la popularidad del diseño. “ comprar ropa por internet” pareció una respuesta muy adecuada, tenían que entrar en ese mundo de anonimato y de lo intangible.

La teoría es sencilla, si lo compras donde nadie te ve, no serás tan obvio, un punto negativo resuelto pero ¿aún tenemos problemas con la calidad?

¿DE REGRESO A LOS 90´S?

No del todo, pero mi teoría es que finalmente volveremos apreciar la calidad, pero aprenderemos a encontrar un equilibrio muy sano entre calidad-precio-diseño, suena utópico, pero no tiene por qué serlo del todo, ya que hay un concepto tecnológico que lo puede hacer posible y ese concepto se llama internet.

El internet puede hacer esta utopía posible de una manera muy sencilla, no necesitamos elegir entre la lista de atributos, ni ponerlos a competir el uno contra el otro. El secreto es ofertarlos todos al mismo tiempo, es casi imposible encontrarlos todos en una cosa, es como ver a alguien de ojos azules, verdes y un poco negros al mismo tiempo, al menos yo no lo he vivido.

Entonces lo que el internet hace es acercar toda la oferta y todos los atributos y ponerlos a domicilio, incluso de distancias muy muy lejanas. Comprar ropa por internet es toda una experiencia jugosa y llena de emociones, posibilidades, oportunidades, es casi como estar en un globo aerostático y poder ver todo el paisaje sin tener que recorrerlo necesariamente. Bienvenido a la nueva era, no estamos de regreso a los 90´s pero si tenemos ahora posibilidad y control total de nuestras compras.